Cuerdas Blue Water

Entrevista a los abridores de Colombianos (1982), ruta emblemática de San Gabriel

Publicado hace 1 año en Entrevistas , 5 (1 de abril de 2013)

header colombianos

 

Una amiga y “corresponsal” de Nueva York, tuvo la oportunidad de conocer y conversar con los dos colombianos responsables de la apertura de la famosísima vía tradicional de San Gabriel “Colombianos” en 1982, luego de un Encuentro Internacional de Montaña en el refugio Lo Valdés. Quisimos hacerle una entrevista a Marcelo Arbelaez (55 años) y Luis Andres (Lucho) Romero (50 años) para que nos relaten un poco más de esta increíble historia.

 

¿Sabían que la ruta que abrieron –Colombianos- en San Gabriel hace treinta años es muy famosa? ¿Tuvieron alguna vez alguna clase de reconocimiento por esa apertura?

Marcelo: recientemente me he enterado que esta ruta es de las más transitadas en San Gabriel. Nunca tuvimos alguna clase de reconocimiento y tampoco nunca lo buscamos.

Lucho: antes de partir de Chile, le entregué un esquema de la ruta a Gino Cassaza, quien habíamos conocido durante este viaje y quien nos había atendido muy generosamente durante nuestra visita.

¿Qué hacían en Chile en ese momento? ¿Estaban un viaje de escalada?

Marcelo: luego de haber participado en el primer encuentro de Alpinistas en 1982 realizado en el Refugio de Lo Valdés, nos quedamos una temporada en Santiago con el deseo de escalar paredes de roca, y así lo fue en San Gabriel.

Lucho: junto con Marcelo, Manolo Barrios y Carlos Arturo Guarnizo, habíamos ido a representar a nuestro país en el encuentro.

 DSC09459

¿Cómo era la escalada en Chile en aquel entonces? ¿Qué lugares para escalar cerca de Santiago tuvieron la oportunidad de conocer?

Lucho: como el encuentro tuvo lugar en el Cajón del Maipo, con Marcelo liberamos la Placa Gris, que había sido ya intentada en libre, pero sin éxito, por los escaladores locales. Las escaladas realizadas durante este evento fueron documentadas en un reporte de la Federación. Al Pedregal de San Gabriel fuimos una vez que el encuentro ya había concluido, gracias a los escaladores chilenos con quienes habíamos desarrollado una buena amistad, entre ellos Gino Casassa, Pancho Villareal y Rodrigo Mujica, los cuales pertenecían a la nueva generación de escaladores de Chile del momento. Este grupo nos convidó al Pedregal y al Manzano. Chile tenía en aquel entonces una buena tradición alpina, preparaban en aquel entonces su primera expedición al Everest.

¿Qué edad tenían cuando abrieron Colombianos y cuántas rutas habían abiertas –más o menos- en aquel entonces en el sector de San Gabriel?

Marcelo: 23 años y abrimos un par de rutas más en el Manzano y durante el encuentro hicimos una ruta en la Placa Roja y la Placa Gris.

Lucho: yo tenía 19. Creo que esta fue la segunda vía establecida en la pared mayor. En este entonces solo existía la Vía Normal. Recuerdo que también establecimos una vía en artificial en otro sector cerca del camping. ¿Era una ruta desplomada en A2?. Quizás hoy en día esta vía es deportiva.

¿Cómo fue la experiencia de abrir Colombianos..?

Lucho: Gino había indicado que había potencial en esta pared para nuevas vías. Nos aproximamos todos hacia la base. Gino, Pancho y otros se enfocaban hacia el medio de la pared para realizar la Vía Normal. Con Marcelo observamos el lado derecho de la pared que ofrecía un sistema de fisuras, pese a que la base consistía de una rampa larga. Nos pareció que la roca iba a ser de buena calidad. Confiábamos en el granito y su apariencia era prometedora. Marcelo, se lanzó sin dudar ningún movimiento por la placa, y aunque no encontraba opciones para proteger, no se detenía, ya que la inclinación era muy favorable. Los siguientes tramos eran moderados y el granito muy limpio y placentero. Recuerdo que al voltear la cabeza, me encontré de frente a un cóndor gigante, que volaba en plan pacífico, pero venía detrás uno más maduro y más grande, que se nos acercó a tal punto de poder observarle su calvicie y sus garras afiladas. Llegamos a la cima a las 4 o 5 de la tarde y alcanzamos a volver al campamento antes de oscurecer. La vía estaba muy cómoda para nuestra habilidad de aquel entonces. Abrir nuevas vías era algo común para nosotros.

Marcelo: en esa época y por la experiencia que teníamos en Colombia, buscábamos en las paredes abrir rutas y no repetirlas, ya que nos interesaba más buscar aventuras desde lo desconocido, que lo que ya se conocía. La apertura fue espontánea y surgió al pararnos frente a la pared y percibir una línea de grietas para el ascenso hasta salir por arriba que era nuestro deseo.

 ¿Cómo era el equipo entonces? ¿Algún elemento que no existía o no tenían que hoy les hubiese hecho falta?

Marcelo: utilizamos principalmente empotradores fijos (excéntricos, stoppers y clavos) ya que no contábamos con empotradores de levas.

Lucho: en Colombia no existían distribuidores de equipo técnico de montaña en aquella época. El equipo tenía que ser importado o lo producíamos nosotros mismos. Cuando comenzamos a abrir rutas en Suesca, que es la pared rocosa cercana a Bogotá, fabricamos buena parte del equipo de escalada. Durante nuestra visita a Chile compramos nuestro primer juego de Wild Country Friends. La verdad nos tomó algún tiempo habituarnos a confiar en estos aparatos con piezas pequeñas y resortes.

¿Habían abierto otras rutas antes? ¿Algunas que destacar?

Marcelo: sí, muchas en Colombia y en mi caso, a destacar las paredes oriental y sur del Ritacuba Negro en la Sierra Nevada del Cocuy con 500 m de desnivel y en condiciones de alta montaña por encima de los 4.800 m.s.n.m.

Lucho: en 1981, en Diciembre, con Marcelo establecimos otra vía en La Pared sur del mismo pico que tiene 450m aproximadamente.

¿Cuándo, cómo y dónde empezaron a escalar… qué los llevó a la clásica? ¿Cuántos años llevan ya escalando? ¿Han parado de escalar alguna vez?

Marcelo: empecé ascendiendo altas montañas en Colombia en 1974 a los 16 años de edad y en 1976 inicié la escalada sobre roca, explorando y abriendo rutas en paredes de Colombia, ya que de fuimos pioneros en la escalada de alta dificultad en Colombia. Entre los años 1987 y 1995, por dedicación a lo profesional como geólogo, dejé la práctica de la escalada.

Lucho: también a los 16, quería subir los volcanes nevados y los picos de la sierras de Colombia. La escalada en roca era una herramienta más para abrir nuevas vías a los picos. Suesca era el lugar de práctica para dominar este género. Allí por los primeros años solo abríamos rutas desde abajo a vista y sin abrir huecos. Luego establecí algunas rutas deportivas antes de erradicarme en los Estados Unidos en 1987. Nunca he dejado de escalar excepto por algunas temporadas en las que lesiones crónicas como la tendinitis me obligan a bajarle el ritmo.

¿Qué estilos de escalada han practicado a lo largo de estos años? ¿cuál es el que más les ha gustado?

Marcelo: escalada en alta montaña sobre nieve y hielo, escalada clásica sobre roca y escalada en hielo, y definitivamente la escalada clásica sobre roca es la que prefiero.

Lucho: de todo un poco, participé en la primera expedición Colombiana al Monte Manaslu, también la espeleología. Sin embargo el Granito vertical como las paredes de Yosemite son quizás lo que más disfruto. También me dedico a la escalada en hielo y mixta. Ante todo mi pasión es escalar con mis héroes y mentores. No importa dónde.

¿A qué se dedican hoy en día?, Cuéntennos un poco de su trabajo, familia, hobbies.

Marcelo: hoy trabajo como empresario y facilitador de procesos de trasformación de personas que hacen parte de grupos o equipos mediante mejoramiento en sus habilidades de liderazgo, comunicación y generación de confianza, tomando como referencia mi testimonio de vida procesado a partir de herramientas de coaching y educación experiencial. Actualmente no estoy casado y no tengo hijos, soy muy cercano a mis hermanos mamá y sobrinos. Disfruto ante todo de la escalada en roca visitando diversos lugares escalando rutas de dificultad de medio grado, también práctico ciclo montañismo.

Lucho: desde que me fui a vivir a USA, soy lo que aquí llaman un “weekend warrior“, estoy en la oficina durante la semana y los fines de semana salgo a trepar ya sea roca o hielo depende de la estación. Las vacaciones por lo general son con destinos donde pueda trepar. Tengo dos hijas. La mayor tiene 24 y la menor 20.  Trabajo para una empresa dedicada a la educación.

Si tuvieran que describir de manera muy resumida su vida y experiencia como escalador en éstos 30 años… qué destacarían ¿Algún logro (como escalador) importante para ustedes?

Marcelo: inicié en 1974 a la edad de 16 años, subiendo altas montañas en Colombia y en 1976 escalando roca a partir de haber tomado el curso de montañismo, escalada y espeleología ofrecido por Kristof Szafranzki ciudadano polaco radicado en Colombia. Con la práctica del montañismo y la escalada en roca se me abrió la posibilidad de abrir rutas en grandes paredes en alta montaña, lo que significó aventurarse hacia lo desconocido y ser pionero en esta práctica en Colombia. Como reconocimiento a esta actividad, hice parte del primer equipo que representó a Colombia en un encuentro de montañistas en el exterior (Chile 1982) así como parte de la primera expedición colombiana al Himalaya (Broad Peak 1984). En 1985 hice parte de la primera cordada colombiana en escalar El Capitán (Salathe Wall) y en 1986 de la segunda expedición colombiana al Himalaya (Manaslú). En 1995 volví a Yosemite escalando de nuevo El Capitán (Zodiac) y en 1996 el Aconcagua (vía Polacos), el Tupungato y Ojos del Salado (hasta 6.200 m.s.n.m). En 1997, siendo parte de la primera expedición colombiana al Everest, alcancé los 8.200 m.s.n.m. En 1999 ascendí el monte Cho Oyu (8.201 m.s.n.m.) y el 24 de Mayo de 2001 la cumbre del Everest. Con el propósito de alcanzar las 7 cumbres en el 2002 ascendí el Kilimanjaro, en el 2003 de nuevo el Aconcagua y el monte Elbrus. En el 2004 el Mckinley hasta 5.800 m.s.n.m. En el 2010 el monte Lobuche (6.119 m.s.n.m.) y en enero de 2013 el monte Vinson (Antártida). Durante los anteriores 8 años diversas escaladas en roca y hielo en Estados Unidos (Yosemite, Gunks, Adirondaks).

Lucho: mi lista de logros relevantes sigue muy vacía. Quizás los primeros ascensos que he tenido el privilegio de participar son los que más valoro como la pared sur del Ritacuba Negro, Pared Oriental y Espolón del Carboncillo del Cerro Pan de Azúcar en la Sierra Nevada del Cocuy. Varios primeros ascensos en las rocas de Suesca y algunas más en EE.UU. Y por supuesto “Colombianos”.

IMG_0067

Por: Chileclimbers


5 Comentarios

Entrevista a los abridores de Colombianos (1982), ruta emblemática de San Gabriel

  1. Sergio I. dijo hace 1 año

    buena!


  2. Pachi dijo hace 1 año

    Buenisima!! Yo estuve en enero en el Vinson con Marcelo y hablamos harto de Colombianos, de hecho le dije que viniera a santiago y la escalabamos juntos. A parte de buen escalador es muy simpático y buena persona!!


  3. Anónimo dijo hace 1 año

    Wena la entrevista, faltó que contaran la anécdota del largo del cowboy.


  4. Anónimo dijo hace 1 año

    notable!!!


  5. Alfonso dijo hace 1 año

    Cómo no le va a tener gratitud y aprecio uno a este par de monstruos! Colombianos fue para mi la primera aproximación a la escalada tradicional multilargo y se ha convertido en una experiencia que atesoro. Agradecido entonces a los “Colombianos” y por supuesto, a mi cordada en esa ocasión: Capitán (D.Castillo) y Fany (Rialland). Buena entrevista! Deberíamos pensar en hacer un eventillo para algun aniversario de la ruta…


Deja un Comentario







Chileclimbers: Portal Chileno de Escalada Deportiva. Climbing Chilean Portal. Escalada. Climbing. Chile. Southamerica. Algunos derechos reservados (cc) 2009-2011.
Sitio Web desarrollado por Chileclimbers. Diseño Pascale Potin. Programación Juan Pablo Escalona G.

El contenido de este sitio está publicado bajo una licencia CreativeCommons. Plataforma: WordPress.